Ahora es una hermosa flor

Ojos decaídos, ausencia de sonrisa, mirada perdida, mente ausente. Andar despacio hacia la nada, solo y triste, triste y solo. Todavía no ha caído en una depresión. Nunca lo hará. Encuentra válvulas de salida en su vicio más preciado. Kilos de nicotina relajan, matan… el humo rozando sus labios, su bienestar. Busca y no encuentra su respuesta, da y no recibe nada a cambio… nunca se rinde.

Por fin halla la forma de escapar de aquello que le hace sentir mal. Encuentra su sitio, único e irrepetible, solo para él, nadie más. Lo protege y lo cuida… lo vive. Y así, aparece una leve sonrisa en su cara. Camina derecho, mira al frente y siente que puede seguir. Su fiel enemigo le acompaña, no puede dejarlo escapar, le produce tranquilidad.

Se percata del mundo que le rodea, gran universo irreconocible con miles de millones de incógnitas vivientes, que se tambalean, que piensan, que viven y que mueren. El día a día pasa ante sus ojos, veloz, pero nada puede afectarle, él sigue ahí, donde nadie más pueda entrar, donde nadie más pueda verle. No tiene temor a salir, pero si tiene miedo de no poder volver a entrar. Necesita a alguien que le escuche y le entienda. Lo encuentra, pero su corazón decide rechazarlo.

El silencio inunda su espacio. La luz se ha apagado y sus ojos… ya no brillan. Ahora es una hermosa flor.

Laura García

Anuncios

Un comentario en “Ahora es una hermosa flor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s