LA GRAMÁTICA DEL HUECO

Se me cuela el texto indi-gerible en un trasnochar -indie- castrado a golpe de cumbia. Se me cuela el ojo plácito que palidece extenso en su comportamiento ártico (humano). Ojo que observo pragmático pues véase que –cuando acontece- se me hace un jirón el cosmos y de ahí prosigo.

 

Lo camino al raso.___________________________________________________.

 

Se     me   cuela   la   palabra,   la   gramática   del   hueco   (por así   decirlo).

Se me cuela un tensor ávido como si fuera resumen de pájaro movido. Se me cuela el órdago que posa la carta, que perpetúa en pluma deslizándose sin peso y que muta como leído.

 

Se me cuela la prolongación de los dedos._________________________________.

(Pernocta)_y de ahí su tacto.

 

Se me cuela el colmillo amable que agarra y que suelta para devenir olfato. (Lo codifico)

Se me cuela la altura del lomo, de su hendidura… por el lado de su cuello más grueso; como si contara algo muy delicado (Susurro). Se me cuela la vista estanca mientras hago copia de su mordida.

 

[…]

 

Míriam Vega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s