Literatura, la voz que oye.

Los engranajes del mundo físico giran haciendo que dos continentes se acerquen, que el cielo se incline y que los barcos saluden boca abajo cada vez que la manera de sentir de un poeta horada el corazón de otro. El costumbrismo arcaico de una tierra es entendido en otra al traducirse. Los textos para jugar a creer que somos niños, son captados en su doble sentido y se cantan. Los himnos de libertad y rebeldía despiertan a las bestias mansas…

Y se desata la revolución.

Las palabras intencionadas siempre llaman la atención de las criaturas adecuadas. Da igual la lengua y no importa el contexto. Son las vísceras las que perciben la afinidad y se manifiestan. Las que quedan tocadas por siempre. Una vez saben para qué son agitadas, ya no pueden renunciar a expresarse, a buscar a las demás, a nutrirse de ellas.

Cada libro leído, cada poema recitado, cada relato escrito, cada interacción entre escritores y lectores y cada colaboración entre artistas, obra el milagro a cada instante. Todo lo que siento lo ha sentido antes o lo está sintiendo ahora otro como yo. Las conexiones de la voz que oye son los engranajes del mundo emocional.

Erika Cipré.

Anuncios

Un comentario en “Literatura, la voz que oye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s